Parque Playmobil

Alemania con niños

Alemania es el primer destino para las vacaciones en familia:

Es difícil resistirse a las trepidantes aventuras en la naturaleza, una excursión en canoa o un cursillo de escalada en el Gran Cañón de Sajonia o a descubrir la montaña rusa más grande del mund

 

Existen varias rutas turisticas por Alemania donde pueden descubrirse castillos medievales, extraños fósiles y hasta puede toparse por el camino con Hansel y Gretel. Igualmente fantástica es una visita al museo, en la que padres e hijos pueden presenciar un terremoto o emprender un viaje a través del tiempo en Berlín.

También hay una dibersidad de alojamientos para familias como confortables apartamentos de vacaciones, hoteles rurales, espléndidos camping y albergues juveniles, así como, numerosos hoteles familiares y Babyhotels.

ALOJAMIENTOS en Alemania para niños

Vacaciones en una granja Tras montar en el pony podreis saborear el  pan recién hecho y salchichas caseras realmente sabrosas. Si buscais aventura podeis  pasar una noche en el heno, y no faltará romanticismo ante el fuego de campamento y tardes de barbacoa. Si buscais un alojamiento económico lo ideal es un albergue juvenil y si quereis que os lo den todo hecho  en los Centerparks es la solución perfecta.

En Alemania muchos hoteles, granjas o instalaciones para vacaciones ofrecen un cuidado infantil adecuado. En el Maritim, los niños hacen nuevos amigos en el campamento de verano para niños. En un ambiente familiar, los niños menores de doce años comen gratis en el Holiday Inn del Intercontinental Hotels Group. Además podeis elegir  uno de los tres fascinantes hoteles temáticos del Europa-Park de Rust

Rutas en Alemania con niños

En Alemania existen unas 150 rutas temáticas que atraviesan Alemania desde el Mar del Norte y el Báltico hasta los Alpes. En Babyviajes hemos seleccionado algunas para vosotros pero en otros post os enseñaremos las que faltan

– La Ruta de los Castillos

… con brujas, torneos medievales y pequeños hombres de hierro. ¿Quién no ha querido ser siempre un caballero o la dama de un castillo? ¿Y degustar antiguas recetas bajo bóvedas históricas en un banquete medieval? La Ruta de los Castillos enseña que la historia no tiene por qué ser aburrida.

La ruta de los castillos, una de las rutas más tradicionales de Alemania,  Lugares históricos y encantadores paisajes con muchos románticos castillos y palacios de cuentos de hadas conforman en sus casi 1000 kilómetros de largo, desde Mannheim hasta Praga, un variado trayecto. El río Neckar serpentea a través del legendario bosque Odenwald y el valle que lleva su nombre “Neckartal” se expande en todo su esplendor. La planicie Hohenloher parece no tener fin. La siguen las onduladas lomas de Frankenhöhe y la parte norte de la Suiza de Franconia. La herencia artística de los príncipes electores del Palatinado se aprecia hasta hoy en ciudades como Mannheim y Heidelberg.

A lo largo de la ruta de los castillos se ubican los más atractivos lugares con castillos, fortalezas y palacios. Joyas de la arquitectura medieval y románticas, incluso podreis encontrar testimonios de la época de los romanos, algunos torreones de vigilancia y vestigios de las Limes. Son impresionantes las ciudades de Mosbach, Bad Wimpfen, Schwäbisch Hall y Rothenburg con su pintoresco centro histórico y románticas casas con entramados de madera. Cerca de Heilbronn la ruta pasa por extensas regiones vitivinícolas. La ciudad rococó de Auerbach, la ciudad medieval de Nuremberg y las venerables ciudades de Bamberg, Coburg, Kronach, Kulmbach y Bayreuth impresionan con sus fortalezas y sus construcciones barrocas. Ineludible cita son los famosos balnearios bohemios de Karlsbad y Marienbad antes de seguir a Praga la capital de la República Checa donde la ruta de los castillos termina con broche de oro.

Todos estos lugares con sus cerca de 70 fortalezas (algunas en ruinas), palacios y castillos adornan cual perlas glamorosas la ruta de los castillos y se presentan ellas mismas como testimonios del pasado. Ciudades medievales, conventos, iglesias y construcciones profanas de diferentes épocas, así como abundantes tesoros culturales hacen que la conquista – por el visitante – de esta ruta de los castillos sea especial y esté llena de vivencias. Los castillos, fortalezas y palacios, fuente de inspiración de sagas, mitos, leyendas y cuentos de hadas, pueden ser visitados por ciclistas ya que esta ruta es apta para bicicletas. Albergues, restaurantes con sus especialidades culinarias regionales y gente amigable se encargan de hacer aún más placentera la ruta. Los tipos de viaje son muchos, algunos ejemplos son: “Auf den Spuren der Ritter und Kurfürsten”, siguiendo las huellas de caballeros y príncipes electores ; “Albrecht-Achilles-Tour” ; “Kaiser-Bischöfe-Herzöge”, emperadores-obispos-duques.

Gozar de una actuación en trajes de la época en un festival o teniendo como escenario histórico un castillo o un palacio. Participar en una visita guiada fantasmal, en una cena de caballeros o comer y beber rodeados por los viejos muros de las fortalezas. Los visitantes gourmet pueden realizar una excursión gourmet por los locales y restaurantes de la ruta. Para los que buscan relajarse (wellness) y gustan del agua pueden seguir la ruta de ida admirando su belleza y volver por la misma gozándola como una ruta wellness. La ruta de los castillos tiene muchos rostros, lo más importante para conocerlos y gozar de los ”buenos viejos tiempos”, es tener tiempo.

La ruta se puede hacer en automovil, bus o bicicleta. Además existe la ruta de los castillos para niños con ofertas especiales. La asociación ruta de los castillos “Verein Burgenstraße” apoya a los visitantes durante su viaje por la ruta de los castillos.

– La Ruta de los Juguetes

Las espléndidas ciudades y montañas de la zona de Franconia y de Turingia son atravesadas por una ruta de casi 300 kilómetros de largo que lleva hacia los sueños de la infancia. El juguete en todos los ámbitos: la industria, las exposiciones, museos ..

Si creeis que todos los museos son iguales cambiareis de idea al visitarlos, ya que cada uno de ellos se ha especializado en un tema diferente.

Ver a un doctor de osos o a un doctor de muñecas curando a sus pacientes es divertido para grandes y chicos. Un vistazo en la fábrica de muñecas ayuda a entender el valor de la calidad del trabajo alemán. Es una verdadera sorpresa descubrir la relación que existe entre los adornos navideños, las canicas de vidrio y los ojos de las muñecas. Participar en la Bolsa de ositos de peluche para tal vez completar la propia colección, hace latir más fuerte el corazón de los fanáticos ….

Y si quereis ir de compras…, a lo largo de la ruta las posibilidades de compra son muchas: en tiendas, en museos y a veces en la fábrica a precios de oferta.

La primera estación en nuestro viaje es el corazón de la zona de Franconia, la histórica ciudad de Nuremberg, donde anualmente se realiza la mundialmente conocida feria de los juguetes. Durante el año, diversos y atractivos espectáculos invitan a jugar a grandes y a chicos.

Una parada en Zindorf, en el parque Playmobil-Fun de 70.000 m² es ineludible para la familia.

Para los juguetones recomendamos el viaje a Fürth, la ciudad del trébol, donde están las fábricas de juguetes y las ideas más creativas.

La región de Coburg con su paisaje de lomas, antes de comenzar el bosque de Turingia es la región de las muñecas y los juguetes. Este “ ducado juguetón ” con su exclusivo Museo de Muñecas es un verdadero paraíso para las mamás de muñecas y para todo aquel que siga siendo niño.

El lugar natal de la Muñeca de la firma Schildkröt es la región de Schaumberg, lugar de ineludible visita para coleccionistas.

Weidhausen es un lugar de gente muy amable con los amigos de los ositos de peluche y Neustadt es el paraíso de las muñecas en la región de Baviera.

Una parada importante en la ruta de los juguetes es la ciudad de Sonneberg, antiguamente llamada la ciudad mundial de los juguetes, aquí se puede visitar el Museo Alemán de los Juguetes, el acuario “Nautiland” y la pista de carreras “Raceway”, una pista para autos modelos. Oberweißbach, zona de reposo y curación por su aire puro, tiene también relación con los juguetes.

n esta zona se ubica el Museo Memorial donde se puede ver la bola, el rodillo y el dado, juguetes pedagógicos de los niños de Friedrich Fröbel. Otra zona de reposo y curación en la ruta de los juguetes es Lauscha, lugar natal de los adornos de vidrio para los árboles de Navidad. Aquí en el centro de artesanía de soplado en vidrio en el sur de Turingia, el visitante encuentra en abundancia bolas de vidrio, canicas y obras de arte en vidrio. Entre Saalfeld y Ilmenau se descubre todo acerca de la porcelana y de los bloques de ladrillos interconectados de juguete. Los juguetes de felpa con música y la tradición Bach vienen de Gehren.

Arnstadt se presenta como una ciudad residencial en miniatura a las faldas de la Selva de Turingia. Ohrdruf, la puerta de la Selva de Turingia tiene un pasado como ciudad-guarnición pero al mismo tiempo es la cuna del caballo-mecedora y el bebe de carácter. Recién en el Museo Municipal, en el castillo Ehrenstein, siguiendo las huellas de la fabricación de juguetes, se encuentra la producción de porcelana y la transformación de la madera, junto con el tradicional trabajo en papel. Cuidado en Trusetal, allí hay una sublevación de enanos al borde de la caída de agua del parque Zwergen. En el valle de esta zona se puede visitar la mina “Hühn” y recorrerla en tren minero. En Tabarz, a las faldas de las montañas de Inselberg, reposa el Struwwelpeter. Muñecas que son una verdadera obra de arte y cabezas con carácter se encuentran en Waltershausen. Por toda la ruta hay entretenimiento de primera para los niños y para los mayores la oportunidad de completar su colección de muñecas, trenes u osos, y de descubrir por sí mismos hasta donde los lleva la ruta de los juguetes.

 

 

 

Deja un comentario